El diagnóstico certero de una lesión en el deportista hace que los tiempos de recuperación se acorten y éste pueda cuanto antes volver a iniciar su actividad, con el tratamiento adecuado.
La coordinación con los fisioterapeutas y recuperadores es básico para conseguir los objetivos.