Las revisiones periódicas, tanto en forma de análisis clínicos como con pruebas complementarias, nos ayudan a diagnosticar, prevenir, tratar y controlar muchas enfermedades de forma que la calidad de vida que alcancemos con la edad sea óptima.